Tucumán. La deriva en El Cadillal garantiza excelentes pejerreyes.

Ruben Marco 9 mayo 2011 0

Desde la zona del embudo, hasta las márgenes del río Tapia, se logran “flechas de plata” de más de 600 gramos.

Una jornada embarcado en el espejo de El Cadillal puede tornarse muy satisfactoria si se ancla “sobre” el cardúmen. También es cierto que si se deriva las posibilidades de obtener mejores ejemplares es mayor, ya que estamos hablando de las “flechas de plata”, ejemplares que naturalmente son cazadores.

En una excursión de hace unas horas desde la zona del embudo, frente a la presa 1, el balance fue muy positivo. Desde allì, hasta las màrgenes del río Tapia, las capturas fueron variadas. De los más de 40 ejemplares logrados, el 65% pesaba más de 400 gramos y, entre ellos, algunos superaban los 600 gramos. Los “matungos” fueron izados mayormente en la márgen enfrentada al río Tapia.

En todos los casos se probó con chirimbolo, paternoster y torombolo. Este último implemento fue el que dio mejor resultado, principalmente con una brazolada de un metro y otra de entre 40 y 50 cm.

Respecto de la carnada, en los piques prevaleció el filet de mojarra natural y coloreado con rojo, pero también los filetes “preparados” con aceites de sardina o de atún, rebozados con polenta. A otros se resultó la “uncaca” y filetes coloreados con verde.

Si bien embarcado la excursión resulta fructífera, no es menos cierto que en la zona de El Cardúmen se logran buenos ejemplares desde la costa. Hay que tener paciencia, probar distintos lugares, bajos y balancines, carnadas y profundidad. Una vez que pica un pejerrey, la diversión ya está .

Fuente: www.noafishing.com.ar

Leave A Response »